23/04/2018

Europa, a los pies del Movistar Inter

Los madrileños repiten título europeo ante el Sporting

europa-a-los-pies-del-movistar-inter-1524522083.jpg
Compártelo  

El Movistar Inter repitió la historia. Esta vez no fue en Almaty sino en Zaragoza, a casi 8.000 kilómetros de distancia, pero el equipo madrileño pasó por encima del Sporting de Portugal para proclamarse de nuevo campeón de Europa. Nadie, desde Playas de Castellón en las dos primeras ediciones, lo había logrado. Este Movistar Inter de Velasco se ha hecho un hueco entre los equipos que marcan una época.

Las primeras líneas del guión fueron calcadas a las de 2017. Misma pista -negra-, mismo rival, mismos árbitros y mismo primer goleador. Lo que cambió fue que el tanto llegó antes. Si el año pasado Gadeia adelantó a los madrileños a los siete minutos, en Zaragoza sólo tardó tres, aprovechando un pase mágico de Ricardinho que, una vez más, estuvo estelar en un patido grande. Nunca falla. Justo después del tanto, estrelló un balón en la escuadra.

Esta vez, el Sporting sí encontró respuesta. En un desajuste de los madrileños Merlim sirvió para que Cavinato marcase llegando al segundo palo. El partido se igualaba y los lusos arrancaban sus mejores minutos, en los que sí dieron la talla que de ellos se espera.

La inagotable varita de Ricardinho

Pero volvió a aparecer Ricardinho. Como en la semifinal ante el Barça, se echó el equipo a la espalda. Recogió un balón, se marchó de su rival y desde más allá de 10 metros sorprendió a un André Sousa que ni siquiera reaccionó. Otro golazo para la colección. Y el luso no se conformó solo con eso. Su compromiso se reflejó dos minutos después cuando acudió a la línea de su propia portería para salvar el tanto de Pany Varela.

Más allá del resultado, el Movistar Inter se mostraba muy superior y lo objetivó con el 1-3, en el que Elisandro enseñó cómo debe moverse un pívot. Otro exbenfiquista que marcaba ante su gran rival y dejaba muy encarrilado el choque.

Nuno Dias quiso reaccionar en la segunda parte y metió a Marcao bajo palos con la idea de amenazar con el juego de cinco. De poco sirvió. En su primer intento, una descoordinación con sus compañeros permitió el robo de Rafael, que hizo el 1-4. Como en Almaty, en el 23'. Entonces fue el 0-3 y esta vez el 1-4.

Con esta ventaja, el Movistar Inter no se podía dejar sorprender y no lo hizo. Controló el encuentro ante un rival que se veía muy superado y sin armas para dar la vuelta a una situación tan adversa.

En la recta final quedaba la opción del juego de cinco, la desesperada para quemar las naves, pero los de Jesús Velasco no perdieron la concentración. Sabían del esfuerzo que había que hacer y no escatimaron. El premio era ser campeón de Europa y el trofeo ya está en su poder pese a que el tanto de Diogo apretase el marcador.

 

Fuente: Marca

Link: http://www.marca.com/futbol/futbol-sala/2018/04/22/5adce241e2704e25338b460c.html

Compártelo  

¿Quieres escuchar
tu canción preferida?

Comunícate con Movistar Radio y realiza peticiones, comentarios y también puedes solicitar información de interés