04/01/2018

El Madrid golea al Numancia con sufrimiento

Los blancos dejaron muy encarrilado el pase a cuartos con 3 goles

el-madrid-golea-al-numancia-con-sufrimiento-1515105538.jpg
Compártelo  

A falta de fútbol, el Real Madrid se mostró resolutivo en el inicio de 2018 para resolver la eliminatoria de octavos de la Copa del Rey ante el combativo Numancia, reo de un castigo excesivo. Soria se rindió en los últimos minutos, después de que el equipo de Zidane fuera ganando con lo mínimo, haciendo lo justo, sin demasiado músculo ofensivo pese a lo contundente del resultado, sin mucho control del juego, a pesar de que jugó media hora en superioridad.

El equipo de Arrasate, motivado, muy molesto con el arbitraje, dio la cara, pero acabó algo desfigurado cuando más cerca tuvo la igualada, después de una genialidad de Íñigo Pérez que acabó en el larguero. Lucas Vázquez, el mejor de los madridistas, provocó dos penaltis y se tomó realmente en serio la noche en la que Zidane celebró con triunfo su segundo aniversario en el banquillo blanco.

El primer tiempo fue de esos en los que el entrenador francés cambia por completo la alineación, da entrada a todos sus suplentes y el resultado es un Madrid al que le cuesta reconocerse en el mejunje. Posiblemente uno o dos de estos jugadores (ninguno, salvo Theo, fue convocado para el Clásico) por separado daría la talla en el once habitual de Zizou. El problema es la apuesta total, el cóctel molotov de juntarlos a todos de golpe. El equipo blanco tenía más ritmo y más ganas, lo mínimo exigible para un puñado de meritorios, pero el encuentro escapaba a su control como la pastilla de jabón resbala entre las manos. Llorente y Ceballos, aseados siempre, no se bastaban a pesar de la ayuda de Asensio, que se movía por todas partes y por ninguna en concreto, lo que reduce su impacto en el partido. La posición en el campo del mallorquín, responder a la pregunta de dónde debería jugar el joven internacional, podría abrir un debate, pero será otro día...

Era una noche de fiesta en Los Pajaritos, abarrotado, una jornada para que el Numancia mostrase toda su animosidad, para rememorar la hazaña del 98 con los héroes de Lotina. Los aficionados reclamaron infraestructuras para Soria sacando a pasear el flash de sus móviles en el minuto ocho. Falta hacen. Los jugadores recuperaron el espíritu numantino con brío. Faltas hicieron. El de Arrasate es un equipo ordenado y disciplinado, que se defendía más o menos bien. En casa no sufren en Segunda. Apenas concedió ocasiones. Higinio era un incordio para Nacho y Vallejo en el inicio de la presión del equipo soriano, que se acercó al gol en un remate de Diamanka tras un córner. En el minuto 12, un buen disparo de Higinio, que le robó la pelota y el crédito a Theo, muy despistado en el primer tiempo, recuperó al mejor Casilla, al que hace tiempo no se le ve sonreír.

Estaba Bale en el campo de titular 103 días después de aquella magnífica noche de Dortmund. Jugando más o menos bien. No hubo noticias de su dolencia, pero sí de su zancada. En buenas condiciones es un futbolista superior. Pero esta frase es difícil repetirla dos veces como todo el mundo sabe. Mayoral había fallado una ocasión que hubiese puesto aún más en la picota a Benzema y cuando el Numancia parecía más intimidado por el acoso del Madrid, una internada por banda acabó en un centro en el que Theo, torpe todo el rato, hizo penalti a Dani Nieto. Estrada Fernández no lo vio, pero los hinchas de Los Pajaritos sí, y también Arrasate, fervoroso en la protesta. Cinco minutos después, Lucas Vázquez era derribado dentro del área. Otro penalti claro. Esta vez, el árbitro estuvo más fino. Bale lo transformó con mucha autoridad.

Nadie sabía si era justo o no el resultado, el 0-1 con el que arrancaba el segundo tiempo, pero Soria no desfallecía. Tampoco lo hizo cuando Diamanka le puso los tacos en el tobillo a Nacho, lo que le costó la tarjeta roja tras dos amarillas, una por la entrada y otra por protestar. Una falta tan fea merecía el retorno al vestuario antes de tiempo. Lo que le faltaba a Los Pajaritos para echar a volar miles de protestas. El ambiente encendido despertó a los jugadores de Arrasate, que crecieron desde la inferioridad como todos aquellos que no tienen nada que perder. La entrada de Íñigo Pérez mejoró su juego mientras el Madrid se entregaba a la peligrosa inercia de su aparente superioridad.

Como otras veces, pensó que no tiene que hacer nada para ganar. Lucas Vázquez combatió la comodidad de sus compañeros con carreras por la banda derecha hasta la línea de fondo que nadie acertó a rentabilizar sin que en esta ocasión esté Benzema para echarle el muerto de la falta de gol. El Numancia, combativo, nunca se entregó. Una pifia de Nacho le dejó el balón en bandeja en medio campo a Íñigo Pérez, que la mandó al larguero desde 40 metros con Casilla adelantado. Nunca estuvo tan cerca el Numancia de empatar, nunca fueron más evidentes los sufrimientos del equipo de Zidane. Pero ahí acabó su tesón. Lucas Vázquez se inventó otro penalti, que transformó Isco, y después Mayoral, con el Numancia acusando el segundo gol, remató una faena que le pone virtualmente en cuartos de final de la Copa.

 

Fuente: Marca

Link: http://www.marca.com/eventos/marcador/futbol/2017_18/copa/octavos/ida/num_rma/

Compártelo  

¿Quieres escuchar
tu canción preferida?

Comunícate con Movistar Radio y realiza peticiones, comentarios y también puedes solicitar información de interés